fbpx

Estudiantes provida de Las Vegas ganan una demanda federal por supresión de opiniones

Los estudiantes de preparatoria provida del quinto distrito escolar más grande de Estados Unidos claman victoria después de que un distrito escolar local llegara a un acuerdo en una demanda por negar a los estudiantes el derecho a la libertad de expresión.

El distrito escolar del condado de Clark, en Las Vegas (Nevada), llegó recientemente a un acuerdo con un club de Estudiantes por la Vida de la East Career and Technical Academy (ECTA), así como con dos exalumnos. El acuerdo pone fin a la prohibición del distrito de hablar en favor de la vida y protege contra futuras prohibiciones en las más de 300 escuelas del distrito.

Durante las negociaciones, el distrito escolar también acordó revisar el manual del distrito y emitió un memorando en el que afirmaba los derechos de libertad de expresión de los alumnos, protegidos por la Constitución.

Kristan Hawkins, presidenta de Estudiantes por la Vida, acogió con satisfacción el acuerdo en una declaración, afirmando: “A medida que crecen los ataques hostiles contra la libertad de expresión provida, Estudiantes por la Vida no permitirá que las administraciones escolares pasen por alto o instiguen violaciones de la Primera Enmienda contra la Generación Provida”.

Hawkins dijo que la libertad de expresión incluye la expresión provida, y añadió: “Los estudiantes provida siempre serán la voz de los sin voz, y Estudiantes por la Vida se asegurará de que se respete su libertad para hacerlo”.

Tras presentar el acuerdo ante una corte federal de Nevada, el juez Richard F. Boulware II, nombrado en 2014 por el presidente Barack Obama, ordenó que el caso, Estudiantes por la Vida de East Career and Technical Academy contra el Distrito Escolar del Condado de Clark, se desestimara con perjuicio el 22 de febrero. Cuando una demanda se desestima “con perjuicio”, significa que no puede volver a litigarse.

Te podría interesar  Tiroteo en Paddock Mall, Ocala: Un Muerto y Heridos

La demanda se presentó ante una corte federal en septiembre de 2022. Felipe Avila, fundador de Estudiantes por la Vida ECTA, se puso en contacto con Estudiantes por la Vida de América, una organización nacional que apoya a los clubes estudiantiles provida. Estudiantes por la Vida de América llamó entonces a un equipo jurídico de la Sociedad Thomas More, un bufete de abogados de interés público especializado en libertades religiosas.

El Sr. Avila —ahora estudiante de enfermería en la Universidad Católica de América— y la codemandante Janelle Rivera habían dirigido el club en la ECTA.

Después de casi tres años de restricciones a su discurso provida por parte de los directivo del colegio, el Sr. Avila y la Sra. Rivera decidieron presentar una demanda contra el colegio, el distrito y los directivos en nombre del club y en el suyo propio.

Los demandantes presentaron pruebas que demostraban que el distrito escolar del condado de Clark reprimió la expresión de los alumnos al negarse a permitir que el club Estudiantes por la Vida distribuyera folletos porque mencionaban una clínica de recursos para embarazadas. Los funcionarios alegaron que los folletos no podían mencionar a grupos externos, pero permitieron que otros grupos de estudiantes dirigieran a los alumnos a organizaciones externas.

Los funcionarios rechazaron las peticiones del club Estudiantes por la Vida de publicar imágenes en el boletín estudiantil East Tech Times, aunque permitieron a otros grupos estudiantiles hacerlo.

Los funcionarios también rechazaron el anuncio de una reunión del club Estudiantes por la Vida, que incluía fotos de estudiantes declarando “Yo soy la generación provida”, porque supuestamente eran “demasiado polémicas”. Al mismo tiempo, miembros del profesorado colgaron carteles a favor del aborto en sus aulas.

Te podría interesar  Candidato Kennedy presenta queja contra CNN por excluirlo de debate presidencial

Nathan Loyd, abogado en la Sociedad Thomas More, explicó con detalle lo ocurrido con el club.

“Otro aspecto muy alarmante de toda la situación fue que la escuela no abordó el acoso dirigido contra Avila, que fue acosado y amenazado por sus opiniones y su liderazgo provida”, dijo el Sr. Loyd.

“Como el centro —demostrando despreocupación por el bienestar de los alumnos y antipatía hacia el mensaje del club provida— no tomó medidas eficaces para hacer frente al acoso, el acuerdo incluye también una indemnización económica por la acción civil, incluidas las costas judiciales”, dijo el abogado.

Los directivos del colegio utilizaron explicaciones cambiantes para explicar por qué no querían que los alumnos del club colgaran carteles en el colegio, “y las razones nunca tenían sentido y nunca utilizaban la misma razón de una negativa a otra”.

El distrito escolar se opuso a las fotos de alumnos con carteles que decían “Yo soy la generación provida”. Al mismo tiempo, “los empleados de la escuela y el profesorado colgaban carteles proabortistas que decían ‘sin útero, no hay opinión’, allí mismo, en el aula de la escuela. Así que no tenían miedo de los puntos de vista controvertidos ni de los temas controvertidos. Sólo temían los puntos de vista desfavorables”, dijo el Sr. Loyd.

“Mi negación favorita fue cuando a los alumnos no se les permitió poner una pancarta provida. Se les dijo que no se les permitía hacerlo porque era demasiado profesional. Una caracterización absolutamente absurda”.

Es la segunda vez que la Sociedad Thomas More demanda al distrito escolar del condado de Clark por discriminar a un grupo provida estudiantil. En el caso de 2015 Angelique Clark contra el Distrito Escolar del Condado de Clark, la Sociedad Thomas More obtuvo una victoria en una demanda similar.

Te podría interesar  Petro reemplaza al comandante del ejército de Colombia, cuestionado por inseguridad

Últimas Noticias

Úlitmas Noticias