fbpx

EL 14 A LAS 14 HA PASADO A LA HISTORIA

El 14 a las 14 se les acabo la fiesta a los mareros. Sacaremos el ejercito a las calles”.  Esa fue una frase acuñada por Leonel López Rodas en el año 2003, y eso significaba para él que, al tomar posesión en el cargo de la presidencia de Guatemala, iba a mejorar la seguridad. Desde ese entonces la población ha asociado esa expresión como la TOMA DE POSESION PRESIDENCIAL, y como sucede con todo lo material e inmaterial, también tienen cambios y se van extinguiendo por causa del tiempo o por situaciones coyunturales del momento.  

La población siempre ha creído que el presidente toma posesión el 14 a las 14, es decir el 14 de enero a las 14 horas, aunque en la realidad eso no es así, tal como ha sido la toma de posesión de los últimos gobernantes de Guatemala que, sí han recibido la banda presidencial en la toma de posesión el 14 de enero, aunque en horas diferentes. La última toma de posesión, la de Arévalo, genera crisis en algunos sectores de la población que dicen sin empacho alguno que tomó posesión en las primeras horas del amanecer del 15 de enero.  Si esa fecha fue cambiada de hecho y no de derecho, la historia probablemente nos lo confirme o niegue.

Me decía uno de mis amigos, hace unos días, que la fecha del 14 de enero para tomar posesión es obsoleta, caduca y tergiversada cada día mas, y que por ello era conveniente su cambio.  Para el efecto el artículo 211 de la Ley Electoral y de Partidos Políticos manda que sea el 14 de enero siguiente a su elección, en íntima relación con el artículo 188 de la Constitución que le confiere a la Ley Electoral definir la fecha de posesión. ¡Es decir que hay libertad para cambiarla! En los países de El Salvador con Bukele es el 1 de junio, de México con López Obrador el 1 de octubre, ¡Milei en Argentina el 10 de diciembre e incluso Costa Rica en el mes de mayo…Y Guatemala el 14 a las 14 que no es cierto!

Te podría interesar  Autorizar el gasto público hasta Q130.5 millardos en 2024 está en manos del Congreso de la República

En Guatemala el problema es que el tomar posesión el 14 de enero después de las elecciones, significa que el nuevo gobernante tendrá problemas administrativos y presupuestarios que le son heredados de la administración anterior. Por ejemplo: El tema de presupuesto para el primer año del nuevo gobierno va comprometido con disposiciones presupuestarias de ejecución de proyectos de último minuto y que los pague el próximo, plazas de diversos asesores, deudas adquiridas al 31 de diciembre del final del período, etc. Que al final lo que provoca son retrasos en la nueva administración. Surge la pregunta entonces: ¿Si la Constitución Política de la Republica le faculta a la Ley Electoral y de Partidos Políticos para poder cambiar la fecha del 14 de enero, por qué no cambiarla?

Por lo anterior considero que la nueva fecha de toma de posesión del gobernante recién electo sea el 15 DE DICIEMBRE, y de esa manera al gobernante saliente se le atan las manos en disposiciones administrativas en los diferentes Ministerios e incluso negocios en el Ministerio de Comunicaciones de última hora, y comprometer así el nuevo gobierno.

Posdata: Noches tristes se hubiera evitado Arévalo, si Giammatei hubiera entregado el 15 de diciembre de 2023. Piénselo

Últimas Noticias

Úlitmas Noticias